Un edificio con tradición en especialidades e investigación

El edificio Héctor Lara Sosa recibió su nombre en honor de uno de los profesionales químicos más destacados en el desarrollo y consolidación de la industria petrolera nacional.

Héctor Lara Sosa sembró la semilla de la investigación y el desarrollo tecnológico de la industria petrolera. Ingresó a Pemex en 1938, a partir de entonces ocupó diversos cargos y realizó destacadas acciones, como fue la construcción de la Refinería de Salamanca, de las plantas de absorción de Reynosa, La Venta y Ciudad Pemex. También colaboró con Jesús Reyes Heroles en la creación del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP).

A partir del 29 de septiembre de 1986, el edificio número 32 del IMP sede se conoce como Héctor Lara Sosa, el cual ha alojado laboratorios y diversas áreas de investigación, en una superficie de cinco mil metros cuadrados, su elevador comunica a la planta baja con los tres pisos con que cuenta, tiene un jardín en el nivel sótano.

Héctor Rafael Lara Sosa, nació en Alvarado, Veracruz en 1914 y falleció el 19 de abril de 1984.