Síntesis informativa, lunes 22 de octubre

PREVÉN CRÉDITO MÁS CARO PARA PEMEX

El financiamiento que tendrá en el futuro PEMEX podría ser más costoso, advirtieron expertos y funcionarios. Luego de que el viernes pasado, Fitch modificó de estable a negativa la perspectiva en la calificación de la petrolera, el crédito que le darán en los mercados cambiará. “…es más caro cuando baja una calificación”, comentó Pedro Joaquín Coldwell, titular de la Sener. Para Arturo Carranza, asesor en energía por el Instituto Nacional de la Administración Pública, PEMEX “tendrá un impacto cuando recurra a deuda”. Si a esto se suma que pretenden poner fin a las exportaciones de crudo, dijo Joaquín Coldwell, sus finanzas se presionarán, ocasionándole un desajuste financiero. “Eso puede afectar su balance, porque PEMEX, una parte de su deuda y del servicio que paga por ella está en dólares. EL FINANCIERO

FITCH BAJA A NEGATIVA PERSPECTIVA CREDITICIA DE PEMEX

FITCH RATINGS redujo la perspectiva de crédito de Petróleos Mexicanos (PEMEX) a Negativa, aunque sostuvo las notas global y nacional en BBB+? y ?AAA, respectivamente. La reducción se debe a la incertidumbre sobre la estrategia comercial de la empresa productiva del Estado y el deterioro de su perfil crediticio independiente. La calificadora explicó que la revisión de Estable a Negativa es reflejo de la incertidumbre sobre la futura estrategia comercial de PEMEX. Futuros cambios potenciales en la estrategia comercial de PEMEX podrían acelerar el debilitamiento de la estructura de capital de la compañía, refirió. Fitch adelantó en un comunicado que continuará monitoreando la evolución de la estrategia de PEMEX y si ésta le otorga un nivel de inversión de capital (Capex) sostenible que le permita restituir sus reservas y estabilizar su producción, manteniendo un flujo libre de efectivo de neutral a positivo. EL ECONOMISTA

COORDENADAS

El viernes pasado, Fitch Ratings, una de las tres calificadoras más importantes del mundo le sacó la tarjeta amarilla a PEMEX. La empresa ratificó las calificaciones de la deuda de la paraestatal, pero las puso en perspectiva negativa, cuando anteriormente las había calificado como estables. El argumento central de Fitch para hacer este cambio señala lo siguiente: futuros cambios potenciales en la estrategia de negocios de PEMEX podrían acelerar el debilitamiento de la estructura de capital de la compañía. Es decir, más allá de los problemas que PEMEX tenga en el presente, lo que más preocupa es lo que AMLO y su equipo han planteado para el futuro de la empresa. Ante el hecho, la próxima secretaria de Energía, Rocío Nalhe, calificó de absurda la decisión: No entiendo qué datos tenga. Cuando está diciendo que hay incertidumbre en la estrategia de negocios de PEMEX, es absurdo. EL FINANCIERO

CAJA FUERTE

Fitch emite una opinión sobre PEMEX. Hay incertidumbre sobre lo que harán el próximo sexenio y por eso coloca la deuda en perspectiva Negativa. Rocío Nahle responde con asertividad. La nota es absurda, dice: Sabemos lo que estamos haciendo. Entre líneas parece que dice: No nos dejaremos intimidar. Es el primer round, pero que nadie se asuste. Es normal. La calificadora requiere más información sobre los planes para PEMEX en el próximo sexenio y emite una advertencia. Rocío Nahle sabe que debe usar la oportunidad para mandar un mensaje. Toma el escenario para recordar que los cambios van en serio. En más de un sentido, pide que le den el beneficio de la duda a la próxima administración. Que no cunda el pánico… por ahora. Fitch está haciendo su trabajo y la próxima secretaria de Energía también. La calificadora está obligada a emitir una opinión de lo que está observando. EL ECONOMISTA

DESDE EL PISO DE REMATES

Al día siguiente de que la agencia Moody’s alertó sobre el riesgo de bajar no sólo la calificación de PEMEX, sino de la deuda soberana de México, si realmente el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, suspende las exportaciones de petróleo, Fitch Ratings mantuvo sin cambios la calificación de PEMEX, pero bajó la perspectiva de estable a negativa, lo que coloca a la empresa en la antesala de una posible baja en su calificación. Fitch explicó que su decisión se debió a la incertidumbre sobre la futura estrategia comercial de PEMEX y el deterioro en las métricas de crédito después de impuestos. Aunque muchos sostienen que los mercados serán el principal contrapeso en la Cuarta Transformación, la respuesta de López Obrador fue criticar a Fitch y a la Reforma Energética. EXCÉLSIOR

BITÁCORA DEL DIRECTOR

La semana pasada, dos de las tres grandes calificadoras, Moody’s y Fitch, dieron una muestra de lo que puede esperarle al próximo gobierno si no ajusta sus planes a la realidad económica global. Se podrá opinar lo que se quiera sobre ésta como dicen, la opinión es como la nariz, pues todo mundo tiene una, pero resulta fútil desear que fuese distinta y es mentirse a sí mismo creer que México puede mantenerse aislado de ella. El jueves 18, la agencia Moody’s Investor Service advirtió que el plan del nuevo gobierno de México para eliminar las exportaciones de petróleo y dar paso a un modelo centrado en la refinación generaría riesgos cambiarios y de flujo de efectivo, pues pondría en riesgo la calidad de crédito de la empresa productiva del Estado y del país. Un día después, Fitch Ratings modificó de estable a negativa la perspectiva de calificación de Petróleos Mexicanos ante la creciente incertidumbre sobre su estrategia comercial. Futuros cambios potenciales en la estrategia comercial de PEMEX podrían acelerar el debilitamiento de la estructura de capital de la compañía, dijo la agencia. EXCÉLSIOR