Síntesis informativa, jueves 31 de enero

 
EXIGEN ANALIZAR LA NUEVA REFINERÍA
Analistas del sector financiero coincidieron en que es necesario analizar la viabilidad de la refinería de Dos Bocas. REFORMA difundió ayer un diagnóstico del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) solicitado por el gobierno federal y que concluye que esa obra es inviable técnica y financieramente. Carlos Sales, socio director de Cuasar Capital, destacó que las débiles finanzas de PEMEX y el sistema de refinación que ahuyenta la inversión privada confirman que será difícil concretar la obra. Bajo el entorno internacional de los refinados y la experiencia histórica de PEMEX, sobre sus pérdidas y endeudamiento, no sólo no veo cómo puede ser rentable financieramente, no le veo qué beneficio pueda generar, dijo Nymia Almeida, vicepresidente senior de Moody’s Investors Service, alertó sobre la baja probabilidad de que la obra esté a tiempo. REFORMA
 
DESCALIFICA ESTUDIO Y A FITCH
El presidente Andrés Manuel López Obrador descalificó el estudio elaborado por el Instituto Mexicano del Petróleo sobre la viabilidad de Dos Bocas. No tiene fundamento, porque el Instituto está acompañando a PEMEX en todo el proceso de construcción de la nueva refinería, dijo. Y sobre la decisión de Fitch de degradar los bonos de PEMEX, condenó a las calificadoras. Es muy hipócrita lo que hacen estos organismos, expresó.REFORMA
 
MANTIENEN CALIFICACIÓN
HR Ratings señaló que mantiene la calificación de las emisiones de deuda de PEMEX en su estatus actual. En noviembre de 2018, cambió la perspectiva de PEMEX, de estable a negativa. Destacó el esfuerzo para reducir el robo de gasolina y mayor gasto en inversión. REFORMA
 
TEMPLO MAYOR
No por mucho descalificar se mejora más temprano. Eso habría que explicárselo al presidente Andrés Manuel López Obrador, que decidió arremeter contra las calificadoras crediticias, en lugar de ponerse a revisar por qué diablos le rebajaron la nota a PEMEX. Eso de llamar hipócritas y charlatanes a las agencias calificadoras suena más a que el mandatario quiere quedar bien con los suyos, en lugar de encontrar una salida al problema de la principal empresa del gobierno mexicano. Porque, a fin de cuentas, la advertencia de Fitch ratings tiene que ver con la capacidad de PEMEX para enfrentar sus compromisos, con su viabilidad financiera, no con su relevancia en el proyecto de la Cuarta Transformación. REFORMA
 
SÍ EXISTE DENUNCIA EN SU CONTRA
En medio de la lucha contra el robo de combustible, el presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que sí existe una denuncia en contra del líder del sindicato de PEMEX, Carlos Romero Deschamps, justo por ese delito. El Mandatario informó que la denuncia aún no ha sido ratificada ante la Fiscalía General de la República. REFORMA
 
PAN PIDE DESTITUIR A TITULAR DE PEMEX
Acción Nacional pidió a Andrés Manuel López Obrador que en lugar de descalificar a Fitch Ratings destituya al director de PEMEX, Octavio Romero Oropeza, por los malos resultados que está dando y por su falta de experiencia. El presidente nacional del PAN, Marko Cortés, dijo que a su partido le preocupa que el presidente de México no se esté asesorando bien. Nos preocupa que al frente de Pemex no esté un experto en la materia, sino un ingeniero agrónomo, amigo del presidente. EL UNIVERSAL
  
HISTORIAS DE REPORTERO
López Obrador cuando ha criticado los shows mediáticos que han hecho los gobiernos que le antecedieron. Anuncios y presentaciones espectaculares que buscan conducir a la opinión pública a una narrativa favorable al gobierno han desatado también muchas discusiones al interior de los medios de comunicación. Ha criticado tanto los shows mediáticos el presidente AMLO que ya los empezó a hacer. No pocas de sus conferencias de prensa se han vuelto eso, meros espectáculos diseñados para despertar el morbo mediático, en las que no se contestan con precisión las preguntas y se busca controlar la agenda e impulsar la narrativa oficial del presidente épico que combate como nunca nadie antes todas las oscuras fuerzas que quieren impedir su éxito. A horas de que Fitch Ratings bajara dos peldaños la calificación de Pemex y la pusiera a un escalón de ser considerada un bono basura, una inversión especulativa, el director general de PEMEX, Octavio Romero Oropeza, se metió a un túnel en Azcapotzalco donde encontraron unas tomas huachicoleras.  EL UNIVERSAL
 
ARSENAL
El presidente López Obrador descalificó a Fitch, la calificadora que degradó dos escalones el perfil crediticio de Pemex. Por su reacción en la mañanera de ayer, podríamos concluir que lo tomó como un ata que de los neoliberales a su gobierno. Juzgue lo que dijo: Es muy hipócrita lo que hacen estos organismos que permitieron el saqueo, avalaron la llamada Reforma Energética. Sabían que no llegó la inversión extranjera y que no se invirtió en Pemex. Eso fue lo que provocó la caída de la producción petrolera. Ahora que estamos recuperando a Pemex salen con sus recomendaciones o tratando de descalificar Sí nos importa, pero no son jueces infalibles, puntualizó. El tabasqueño nomás no admite que la calificadora Fitch haya actuado de buena fe. Hasta cómplice la llamó. Pemex está mejor que en los últimos 30 años. El principal problema era la corrupción.  EXCÉLSIOR
 
ESTRICTAMENTE PERSONAL
Vaya que resultó costoso el road show que hizo el director corporativo de Pemex, Alberto Velázquez, a Nueva York, hace casi mes y medio. Su presentación fue tan desastrosa, que después de dos horas de explicaciones chabacanas que provocaron cuestionamientos de inversionistas que le dijeron que desconocía la empresa, el costo de la deuda de la paraestatal se elevó 139 millones de dólares. El problema no era de él, dijeron los inversionistas, sino del presidente Andrés Manuel López Obrador, por haber designado a un incompetente. En México no pasó nada en ese momento. López Obrador dijo que les había ido muy bien, y que habían generado confianza y certidumbre. No era cierto. Fitch Ratings redujo la calificación de la deuda de Pemex este martes a nivel casi de bonos especulativos, y lo colocó en el umbral del abismo financiero. Pero el presidente optó por una fuga hacia delante. En su conferencia de prensa del miércoles, el presidente estalló contra Fitch y contra las calificadoras en general, a las que acusó tácitamente de haber sido cómplices de la crisis de Pemex. EL FINANCIERO