Principios rectores: Debida diligencia