Notas adhesivas, un invento muy pegajoso

Este útil producto se descubrió accidentalmente mientras el químico estadounidense Spencer Silver desarrollaba un super pegamento para la empresa donde laboraba, dedicada a investigar, desarrollar, manufacturar y comercializar diversas tecnologías.

Spencer buscaba un pegamento muy adherente para la industria aeroespacial; sin embargo, desarrolló un pegamento débil hecho de microesferas acrílicas, que al desprenderse con suma facilidad no dejaba residuos y se podía reutilizar.

Fue en 1971 cuando Arthur Fry, otro trabajador de la misma empresa y perteneciente al coro de su iglesia presbiteriana en Minnesota, que cansado de que se le cayeran los papelitos con los que señalaba las lecturas en su libro recordó el pegamento de su compañero.

Llamado el adhesivo provisionalmente permanente, Fry puso su idea en práctica y probó el pegamento, mismo que perfeccionó y cuya propuesta definida del producto presentó al área de marketing, quien con cautela fabricó una pequeña tirada, introduciéndolo bajo el nombre de Post-it

Para 1980 el producto ya se vendía en todo Estados unidos y al siguiente año apreció en Europa. Hoy día hay más de 62 colores, de formas y tamaños diversos.