La institución es noble y el personal es gente muy humana: Silvia Delgado Zamorano

“Durante estos años que llevo en el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) he recibido lo mejor de esta institución, que me permitió pulir y desempeñar toda mi formación laboral. Asimismo he aportado todo mi compromiso y disposición hacia el Instituto”, refirió Silvia de los Ángeles Delgado Zamorano, secretaria técnica de la Dirección General del IMP.

La entrevistada recordó que su ingreso al IMP fue gracias a su tía que laboraba aquí. “Quizás algunos recordarán a mi tía, ella ingresó en 1971 al IMP y estuvo activa en el Departamento de Personal en el Área de Recursos Humanos; la conocían como Doris Zamorano, y fue ella quien me comentó de la oportunidad de realizar mi servicio social aquí, cuando se enteró de que andaba buscando un lugar en donde realizarlo”.

“Tengo 34 años de pertenecer a esta gran institución, que me ha brindado la oportunidad de crecer personal y laboralmente. Entré al IMP un 7 de mayo de 1984 a realizar mi servicio social y tuve la fortuna de que a los tres meses me contrataran. Ese tiempo era una época de bonanza para el Instituto, se abrieron varias plazas. Recuerdo que en ese entonces había más de seis mil personas trabajando aquí”.

Silvia comentó que durante su estancia laboral ha podido conocer todas las áreas administrativas y de recursos humanos del IMP, con la mayoría de las cuales ha interactuado. “Cuando ingresé se les conocía como Dicotas, que es el acrónimo de Divisiones de Control Técnico Administrativo, estaban conformadas por las áreas de Presupuestos, Servicios, Financiera y Recursos Humanos, en donde estuve desde 1984 hasta 1999. Al día de hoy sigue habiendo mucha gente que conocí cuando recién había entrado a la institución; esto demuestra que si tienes el compromiso y disposición de servicio puedes llegar de ser becario hasta director de alguna área del IMP”.

Desde 2015, cuando el Director del IMP, el doctor Ernesto Ríos Patrón, la invitó a formar parte de su equipo, Silvia se desempeña como secretaria técnica de la Dirección General. Sus funciones, explicó, son las de ayudar al doctor Ernesto Ríos y a su equipo a aligerar la carga de trabajo. “Todos los documentos que pasan al Director previamente van revisados por mí, con el fin de aclarar y definir la información de los documentos”. Además, refirió que a pesar del trabajo tan demandante que siempre hay en la Dirección General, el ambiente con sus compañeras es el mejor. “Agradezco a Laura Solís y a Maricela Vecino que me enseñaron cómo se hacen las cosas en la Dirección. Somos un gran equipo de trabajo y el ambiente entre las tres siempre es de armonía y compañerismo”.

Durante la plática, Silvia compartió algunas de las dificultades que ha afrontado en la vida. Aseguró que de la gente del IMP siempre ha recibido lo mejor, por eso aprecia mucho estar aquí. “Desde que ingresé al IMP pude entender que la institución es tan noble y el personal es gente muy humana que te alienta y apoya a que te sobrepongas de las dificultades que se te presentan en la vida, como fue la muerte de mi hijo, que ahorita tendría 31 años, y posteriormente la muerte de mi padre. Pero también tengo la alegría de ver cómo se ha ido formando mi hija, a quien siempre trato de darle una vida ejemplar y de calidad”.

Silvia de los Ángeles Delgado Zamorano tiene 56 años y originaria de Alvarado, Veracruz; es licenciada en Administración, egresada de la Facultad de Estudios Superiores-Cuautitlán de la Universidad Nacional Autónoma de México, que la condecoró con la medalla al Mérito Universitario Gabino Barreda, por su buena trayectoria escolar y promedio general de 9.87.

Un año después de terminar su carrera, Silvia se casó con un compañero de la universidad, que al igual que ella es licenciado en Administración; hoy tienen ya más de 30 años de matrimonio. Fruto de esa relación tiene una hija de nombre Gabriela Silvia Contreras Delgado, de 28 años de edad, quien es médico cirujano y tiene la ilusión de contribuir al país mediante su labor en la medicina.

Silvia recordó que cuando el ingeniero José Luis García Luna era Director del IMP, se tenía la tradición de que todos los lunes se formaban los gerentes y directores de área en la puerta de recepción para recibir a todo el personal, mientras de fondo en los altavoces se escuchaba el himno del IMP. “Creo que era una manera de darle identidad al Instituto y que las y los trabajadores se sintieran motivados para realizar sus actividades”.

Sobre sus pasatiempos, Silvia refirió que le gusta mucho bailar y dedica algo de su tiempo libre a realizar manualidades. “Me gusta mucho hacer manualidades, cuestiones de decoración, arreglos. Mi oficina siempre ha estado llena de manualidades hechas por mí. Tal vez cuando me jubile ponga una tienda de regalos para entretenerme o un taller para enseñar a hacer manualidades”.

La entrevistada compartió su punto de vista de lo que espera para la institución y cómo se ve dentro de ella. “Un entorno tan difícil, como es el de ahora, te hace darte cuenta que todo cuenta, el granito de arena que pone desde un chofer, un mensajero, una secretaria o un ingeniero es elemental para sumar y sacar al IMP de este periodo tan difícil. A pesar de que Pemex fue nuestro cliente principal durante 50 años, no hay que cerrar puertas y mejor abrir horizontes hacia otros lados y encontrar otras oportunidades. No es malo salir a buscar el trabajo y demostrar que tus capacidades como institución son mejores que las que hay allá afuera”.

En agosto —agregó— cumplo 34 años de trabajar aquí; espero llegar a los 35 años. “Estar en la Dirección General es una buena forma de finalizar mi carrera laboral, pues estar aquí desde mi servicio hasta la Dirección es satisfactorio”, puntualizó Silvia Delgado. (Víctor Rubio)

2 Comments on "La institución es noble y el personal es gente muy humana: Silvia Delgado Zamorano"

  1. Fernando Thomas Velázquez | 18 junio, 2018 at 3:32 pm |

    Todo el que conoce a Silvia, se expresa muy bien de ella. Yo soy otro más.

  2. Sandra Rivero | 1 junio, 2018 at 12:42 pm |

    Silvia, gracias por compartir tu historia, te felicito por tu profesionalismo en todas actividades que has desarrollado en tu estancia dentro del IMP, pero, más admirable es tu sensibilidad humana.

Comments are closed.