Intelecto, Materia, Energía: la pintura mural en la Biblioteca Institucional

Fuente: Biblioteca Institucional

La Biblioteca Institucional del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) tiene una arquitectura interesante, que se engalana con una pintura mural que lleva por nombre “Intelecto, Materia, Energía”, creada por Edith Vara Valenzuela con la colaboración de Rosario Méndez Martínez y Raquel Legorreta Herrera.

El lugar que alberga esta pintura mural con tales virtudes estéticas cuenta con espacios para el aprendizaje colectivo, denominados salas de discusión. Son pequeños salones disponibles para la comunidad IMP con gran iluminación y pizarrones, útiles para una productiva sesión de trabajo.

La Biblioteca Institucional pone a tu disposición este servicio para grupos desde cuatro hasta doce personas, al tiempo que te invita a apreciar de cerca este mural, del cual te platicamos su historia.

Fue inaugurado en 1994. Está conformado por tres muros. El primero (muro A) muestra el surgimiento del IMP como organismo principal de apoyo a la industria petrolera nacional, para el desarrollo de las áreas de investigación y solución de problemas técnicos y humanos.

En la parte central izquierda se observa una torre de perforación de petróleo que se identifica con Coatlicue, diosa de la fertilidad, la vida y la muerte en la cosmogonía prehispánica mexica, dado que el petróleo surge de la descomposición de materia orgánica. De la torre surge el petróleo que emerge al cielo y cae para convertirse en una serpiente, misma que nos recuerda a Quetzalcóatl, dios que da prosperidad y enseña las ciencias. Este elemento aglutina los tres muros.

El IMP surge ligado a la leyenda de Huitzilopochtli, que nace de Coatlicue, representando la conciencia libre en el ser humano y como símbolo de virtudes, facultades, poderes.

En la parte central superior se distingue el “Cerro del Chiquihuite”, como elemento geográfico identificable en la zona donde se ubica el IMP en la Ciudad de México.

MuroA

MURO “A” del mural Intelecto, Materia, Energía.

En el segundo muro (muro B), Quetzalcóatl se enreda en una planta de maíz que nos remite a la fabricación de productos fertilizantes y plásticos útiles en la agricultura, nutriendo un matraz de investigación, el cual se inclina dejando caer sus moléculas, lo que da lugar a catalizadores de un proceso que es desarrollado por el IMP y que se aplica en la industria petrolera. El fluido saliente de dicho matraz forma un espectro de investigación geofísica que propicia la creación de sistemas de cómputo.

En la parte inferior media se observa un corte de las capas terrestres, en las que se encuentran dos fósiles que marcan la evolución e influencia de la formación de la cubierta sedimentaria.

En la parte central inferior se ven diversos productos, resultado de la investigación de crudos, entre los que sobresalen los desemulsificantes que solucionan en gran parte el problema de la contaminación.

Al centro se muestra el trabajo industrial y petrolero en los diversos campos productores, así como en las unidades de procesamiento y manejo de hidrocarburos.

En la parte superior derecha aparece el Observatorio de Chichén Itzá, que proyecta sus cálculos siderales hacia un presente ejemplificado por un simulador de procesos. En la explanada del mismo se observa el crecimiento de una refinería, la cual acrecienta la actividad industrial del país.

MuroB

MURO “B” del mural Intelecto, Materia, Energía.

El tercer muro (muro C) representa la proyección del IMP hacia toda la sociedad. En la parte central se observa a un hombre sentado (simbolizando la humanidad) rodeado por un medallón conformado por Quetzalcóatl, nuevamente como fuente de ciencia y conocimiento. A su izquierda y siguiendo a la serpiente otro individuo señala los avances desde la época prehispánica hasta nuestros días, con las sofisticaciones de la computación y las matemáticas.

Continuando con la serpiente, en la parte posterior aparecen diversos derivados del petróleo, los cuales permiten la existencia de grandes centros industriales que originan la vida urbana de las grandes metrópolis. De ésta se desprende un ducto que se convierte nuevamente en la serpiente emplumada, misma que da continuidad con el siguiente muro.

A la derecha del personaje central se abre todo un espacio hacia el cual se dirige la familia actual, sirviéndose ya de todos los adelantos de la técnica y de la ciencia generada por el IMP, en un mundo fertilizado y sin contaminación. Dentro del paisaje se pierde la serpiente que nos une al muro central.

MuroC

 MURO “C” del mural Intelecto, Materia, Energía.


¡Acércate a la Biblioteca Institucional, el mayor centro documental
en nuestro país, especializado en materia de petróleo e industrias relacionadas!

 

1 Comment on "Intelecto, Materia, Energía: la pintura mural en la Biblioteca Institucional"

  1. Mariano José Correa Ledesma | 19 julio, 2016 at 9:14 am |

    La obra realizada en la biblioteca es muy bonita, las fotografías que nos presentan el la nota, no le hacen honor a la obra.

Comments are closed.