Fidencio Hernández Pérez


Al IMP lo represento con honor y profesionalismo,
y lo considero como mío:
Fidencio Hernández Pérez

 

Me incorporé al IMP cuando terminé mis estudios de licenciatura como Ingeniero Industrial Químico en el Instituto Tecnológico de Oaxaca, en el cual había un departamento llamado Vinculación con el Sector Productivo. Este departamento tenía la finalidad de promover el desarrollo profesional de los egresados en diferentes compañías e instituciones, entre las que se encontraba el IMP en la Ciudad de México, y fue cuando dije: “pues ¡vámonos!”.

Así llegué al IMP en 1984. En donde hice mis prácticas profesionales, en la entonces Subdirección de Refinación y Petroquímica en la División de Procesos Petroquímicos.

Al concluir mis prácticas profesionales, me ausenté del IMP para estudiar una maestría en la especialidad de Tecnología del Petróleo y Petroquímica, en el Instituto Tecnológico de Ciudad Madero, Tamaulipas. Cuando terminé mis estudios regresé nuevamente al IMP y me incorporé como becario a la Gerencia de Procesos de la entonces Subdirección Básica de Procesos, donde desarrollé mi tesis de maestría vía un proyecto del IMP, referente a la refinación de aceites lubricantes aplicando la extracción supercrítica.

Mi trayectoria profesional dentro del IMP ha sido excelente, he tenido la suerte de haber conocido a grandes compañeros con los que colaboré en importantes proyectos de investigación y servicios para Petróleos Mexicanos (Pemex). Tuve una época interesante, fueron cerca de cuatro años de brindar servicios tecnológicos a Pemex.

En especial recuerdo mi participación en el seguimiento del desempeño del aditivo antiensuciante: IMP-DARC-2, desarrollado por la ingeniera Consuelo Palma. Este aditivo se aplicó en diversas plantas de refinación, yo lo apliqué en la Reductora de Viscosidad de la Refinería de Tula en Hidalgo y la Unidad U-100 Hidrodesulfuradora de Destilados Intermedios de la Refinería de Minatitlán en Veracruz.

Las propiedades de este aditivo fueron increíbles, dando lugar a que el grupo de trabajo del proyecto generara dos derechos de autor correspondientes a programas de cómputo para monitorear la funcionalidad del aditivo. Fue tal el éxito de aplicación del aditivo, que se usó por más de 15 años en las plantas de refinación de Pemex.

Pertenecer a una institución como el IMP es un gran orgullo, cuando he tenido que salir del Instituto a juntas de trabajo, congresos, cursos, trabajos de campo, etcétera, lo represento con honor y profesionalismo, lo considero como mío; el IMP es el único lugar al que he pertenecido como trabajador y mientras tenga energía, me encantaría concluir en él mi vida laboral y profesional.

1 Comment on "Fidencio Hernández Pérez"

  1. Definitivamente usted sabe que le debo la palabra ¨GRACIAS¨ CON UN ENORME VALOR siempre le estaremos agradecidas por tanto apoyo, respeto y valor, usted merece toda mi admiración como ser humano y sin palabras como profesionista en esta hermosa institucion, por que el IMP nos hace ” valiosos”.

    Gracias Ingeniero muchas gracias por todo……..

Comments are closed.