Estar en el IMP, un deseo cumplido: Nora García Reyes

 

NORA1

Tiempo atrás, durante una reunión con sus colegas y amigos, la doctora Nora García Reyes escuchó hablar a un par de ellos sobre el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) y su área de Servicios Médicos. Los buenos comentarios de sus colegas hicieron que sintiera el deseo de trabajar también en el Instituto, a pesar de que su carrera en la medicina se desarrollaba cómodamente en un hospital particular.

Su deseo fue repentino, fugaz y desinteresado, realmente jamás imaginó que fuera a cumplirse; de hecho, el tiempo pasó y la doctora García Reyes llegó casi a olvidar su aspiración e incluso que, en algún momento, había hecho una solicitud formal para ingresar a la institución como trabajadora en el área de su especialidad.

Finalmente, la vida decidió darle a Nora García una pequeña sorpresa de cumpleaños, pues justo un día después de su aniversario de vida, recibió una llamada inesperada, en la que la invitaban, por fin, a formar parte del IMP, cuya respuesta no pensó ni un momento. “La verdad es que no lo esperaba. Me hablaron por teléfono y me invitaron a trabajar aquí”, recuerda ella mientras sonríe.

Esa llamada fue hace cinco años y desde entonces la doctora Nora García Reyes está comprometida con el cuidado de la salud y con la prevención de enfermedades dentro de esta institución, aunque al principio, cuenta ella, tuvo algunos obstáculos.

“Siempre mi visión de la medicina ha sido la prevención y casi siempre mi consulta está enfocada a eso. Cuando ingresé puse en marcha un programa que se llamó Menos kilos, más salud y que causó un poco de controversia, porque empecé a visitar a todos en su área de trabajo con una báscula y una cinta métrica para hacerles somatometría, que es medir a las personas y sacar su índice de masa corporal. A mucha gente no le gustó y romper con eso fue un poco complicado”, relata la doctora García Reyes.

Sin embargo, asegura, la tarea que se dio a sí misma cuando recién ingresó al IMP le ha permitido conocer todas las áreas del Instituto y a la mayoría de las y los trabajadores, sobre quienes opina desde un punto de vista médico: “En general, la población del Instituto es gente muy responsable y consciente de su salud. El paciente del IMP es un paciente que investiga, que se compromete con su salud; por ejemplo, si yo le digo a un paciente que necesita tomarse la presión hay quien hasta trae estadísticas sobre los datos que le solicito: presión, temperatura, etcétera; entonces realmente considero que la población del IMP es muy comprometida con su salud y eso nos obliga como médicos a estar también más comprometidos con nuestro trabajo”.

La doctora Nora García está segura de que trabajar en el IMP le ha permitido brindar una atención mucho más personalizada a cada uno  de sus pacientes, ya que tiene el tiempo suficiente para valorar con detenimiento su estado de salud.

“Tenemos todas las herramientas para hacer buenos diagnósticos, un equipo de rayos X, audiómetro, etcétera… es una práctica médica bonita porque tienes muchas herramientas y pacientes que cooperan…[y además]…No tienes la premura como en el ISSSTE o el Seguro Social, donde sólo tienes diez minutos para atender a tus pacientes. Aquí puedes darte el tiempo de conocer a las personas, de hacer un buen interrogatorio. Siempre tengo un lazo con mis pacientes; el hecho de ver a alguien que se recupera, a mí me motiva mucho a seguir generando proyectos”.

Cada día, la doctora Nora García se esfuerza por mantener una cultura de hábitos saludables entre las y los trabajadores del IMP y para ello, además de las consultas que brinda en el consultorio, ofrece pláticas informativas dirigidas al personal con el objetivo de prevenir cualquier enfermedad.

2 Comments on "Estar en el IMP, un deseo cumplido: Nora García Reyes"

  1. Gracias a los Medicos del IMP que nos tratan muy bien. Felicidades. Shalom

  2. Saúl Alejandro | 19 septiembre, 2016 at 11:27 pm |

    Felicidades, soy ex compañero de escuela, te mando un saludo

Comments are closed.