Auditorio Bruno Mascanzoni, testigo del acontecer institucional

El Auditorio Bruno Mascanzoni es una de las instalaciones más emblemáticas e importantes del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), ya que no solo es sede de conferencias tecnológicas, cursos, seminarios, actividades culturales y otras actividades, sino también ha sido fiel testigo de los sucesos más importantes que han marcado la historia del IMP.

Con una capacidad para 275 espectadores, el Auditorio fue construido con el propósito inicial de albergar al personal de Petróleos Mexicanos y del IMP que se capacitaba; posteriormente se convirtió en escenario de los actos y ceremonias oficiales más trascendentes de la institución. En febrero de 1974 fue inaugurado y desde el 23 de noviembre de 1978 lleva su actual nombre, en memoria del ingeniero Bruno Mascanzoni Fabri, quien fue director del IMP (1971-1978).

El recinto aloja cinco aulas (dos con un aforo para 30 personas y tres para 42), una Sala de Videoconferencias para 18 personas y una Sala de Cómputo para 24, además de la Sala de Consejo, donde se llevan a cabo las reuniones del Consejo de Administración del IMP. Todas estas instalaciones cuentan con un sistema de circuito cerrado de televisión, equipo de cómputo y pantallas.